google.com/+MmarazuladaBlogspotCeleste

viernes, 14 de febrero de 2014

ABISMO INTERIOR

Desconectaras mientras dure tu visita por este,mi altillo.



Hoy es día catorce de febrero,día,  que a mí,en mi adolescencia me parecía  era el gran día del Amor.Recuerdo con nostalgia aquellos lacitos rojos que compartíamos los niños y las niñas del colegio,y también recuerdo la ilusionada espera a que alguien se acordara de declararme algún sentimiento.Hoy,transcurrido el tiempo y después de mi tormentosa experiencia,todas aquellas ilusiones me parecen una ingenuidad infantil.
Creo que  entre mi pasado y mi presente debería haber un abismo,no de separaciones,ni de dolor ni de impotencia,sino de acercamiento,de calor y de comprensión,pero no lo hay.En mi alma solo encuentro que hay un abismo entre la separación del mal al bien,o al contrario,del bien al mal.En mis más íntimos deseos me gustaría contemplar ese abismo como mejoría para mi vida,pero me doy cuenta que solo existe hacia el acercamiento abismal entre la indiferencia y el mal que habita en mi alma.
Mi desgracia es la de tener lo que no se quiere y anhelar lo que no se tiene.Por querer pensar,pienso que se cumplieran mis deseos,y por desear quisiera que fuese mi vida nueva para ahuyentar así,mi pasado y renovar mi presente,pudiendo cambiar así,lo malo por lo bueno.Sólo pensar en todo esto,me produce un escalofrío que recorre todo mi cuerpo porque guardo en mi mente recuerdos desagradables que intento mantener ocultos en un lugar obscuro,y que a pesar de mí misma,se revelan contra mi voluntad deseando salir a ver la luz torturándome una y otra vez.No quiero pasar y volver a pasar por lo mismo,porque me hieren mis propios recuerdos,y a pesar de negar su evidencia siempre están ahí a flor de piel,pareciendo tener voluntad y vida propia.Sufro en mi silencio,que se alimenta de hechos que sucedieron en el pasado y vuelvo a revivir sin querer hacerlo,todo aquello que ha afectado a mi vida para siempre.Por esta razón no deseo vivir de recuerdos,porque todos son malos,y si en algún momento de mi existencia los hubieron buenos éstos fueron eclipsados y aniquilados por la mezquindad y la violencia.
Pienso en un día igual que éste,en el que mi mente me juegue una mala pasada y tome una decisión equivocada porque vuelva a creer que soy y seré siempre,hasta que Dios quiera o hasta que el cuerpo aguante,unas de las personas más desgraciadas del mundo,y digo una de ellas,porque sé que como yo,e incluso peor que yo,hay muchas;y no deseo ir a la tumba con esta carga en mi alma.

Es mi deseo más intimo, librarme de esta pesadumbre y descansar algún día en paz,y dejaré como legado a mis hijos,no cosas materiales,sino parte de mis sentimientos,esos sentimientos y experiencias que han vivido en sus propias carnes y que por desgracia jamás olvidarán porque quedarán marcados por ellas para siempre,aunque espero que sus vivencias propias,como sus trayectorias,puedan superar las barreras que sus destinos les tenga previstas,y puedan llegar a ser felices,y dar al mismo tiempo felicidad a las personas que compartan sus caminos.
Todo lo que narro es una muestra de la bestia negra que guardo dentro de mí,y que temo que me perseguirá hasta el resto de mis días.El escribir todas estas impresiones me produce una enorme sensación de malestar,y de nuevo todo ese dolor reprimido,surge en forma de lágrimas por mis ojos y escapan de mis mejillas hasta el pozo hondo de infelicidad que guardo en mi pecho,cayendo finalmente algunas de ellas al suelo y otras al papel del borrador de mi escrito.
Mi deseo es liberarme de todo este mal,pero me veo prisionera de esta cadena que me ata a perpetuidad.Para seguir adelante con esta especie de condena;Lo hice por mis hijos,pues ellos me han dado generosamente una y mil veces la vida,cuando mi agresor,y yo misma tambien en mi desesperación intenté quitármela;He tenido que ser fuerte,pero antes de llegar a serlo,he tenido que aprender a salvaguardar mi vida,y a protegerla de quien me cela,de quien me somete y me agrede.
Siento profundamente el dolor que indirectamente he causado a mis  hijos,que han sido infelices en muchas ocasiones a causa de la violencia de su progenitor,que les ha hecho un daño irreparable.Ahora,me siento culpable por no haber tomado una determinación en su momento,y por no haber tomado las riendas de mi vida por mí misma,para seguir con mi propio camino con ellos dos,por culpa del miedo.Ese temor,que hasta el día de hoy conservo hacia esa persona que decide injusta e implacablemente sobre mí,como si se tratara del mismo Dios.
Después de la experiencia que he vivido y que estoy viviendo,la figura del hombre sólo me produce miedo,ese ser que para mí hubiera llegado a ser el rey de mi vida y de mi corazón,como antes,en mi niñez lo había sido mi padre.Pienso que para un hombre llegue a ser el rey de su hogar,debe comportarse como tal,y que coronado por su honradez y honor lleve dignamente el cetro de la bondad,la igualdad y saber dar respeto y amor en iguales medidas a su reina,su compañera.A veces pienso,que si yo hubiera tenido ese compañero le hubiera dado de forma desproporcionada todo lo que tenía guardado para ese rey que quise tener,que esperé,y que nunca llegó.Mientras tanto,van transcurriendo los años y la soledad va haciendo una mella profunda e inconmensurable,y a medida que pasa inexorable y despiadado,me muestra por medio de los recuerdos que voy muriendo poco a poco,y que jamás podré librarme de la aflicción que guardo en mi ser.Sé que es un dolor que siempre me acompañará porque me siento desposeída del don del amor en mi vida,un placer tan importante,hermoso y necesario para cualquier ser humano,y como no tengo ese rey,que comparta mis anhelos y mis preocupaciones,sólo me queda poder culminar la única felicidad de la que puedo ser partícipe,la de compartir la alegría y esperanzas de mis hijos.
Quizás el día de mañana podré observar en sus ojos esa felicidad que yo no pude alcanzar,y que tal vez de esta manera puedan perdonarme el daño que les pude causar,porque aunque ellos nunca mencionen aquellos terribles episodios en los que se vieron envueltos,yo sé que lo guardan en lo más profundo de sus mentes como una traumática y real pesadilla.
Es por todo lo narrado,es por lo que doy gracias a mis hijos,por sus apoyos,cariños y consideraciones por los cuales debo el sentido de mi existencia,y mi propia vida
.(Por MarAzul)   http://mmarazulada.blogspot.com/2014/02/abismo-interior.html